miércoles, junio 22, 2005

Llamativos toques de atención

El domingo pasado El Pais en su editorial dedicada al fracaso de la cumbre europea exponía: "Es de esperar que Zapatero explique con claridad en el Congreso su actitud en Bruselas, pues permaneció en el banquillo casi todo el tiempo. No fue uno de los jugadores centrales ni en el debate sobre la Constitución -como si no quisiera admitir la realidad tras los noes de franceses y holandeses-, ni en el presupuestario. Su intervención central fue para rechazar tajantemente al final una oferta que no iba por mal camino para los intereses españoles, cuando Blair ya la había vetado, pero antes de que los nuevos miembros pusieran a los socios fundadores ante el espejo de sus egoísmos nacionales. Para la vicepresidenta del Gobierno, era mejor que no hubiera acuerdo a un mal acuerdo. La gravedad de la situación europea no le da la razón."

Y hoy Rajoy en la sesión de control del Congreso ha acusado al presidente del Gobierno de representar un papel "irrelevante" en el pasado Consejo Europeo de Bruselas y de descuidar los intereses de España y de los españoles por su falta de "preparación" y "carácter". Rajoy ha criticado a Zapatero porque "no sé contó" con él "para nada" en Bruselas. El líder del PP ha insistido en que "nada de lo ocurrido en la cumbre afectó, ni para bien, ni para mal" y ha acusado al presidente del Gobierno de "falta de experiencia, preparación, convicciones y, seguramente, de carácter".

Últimamente El País le está dando llamativos toques de atención a Zapatero que no acabo de entender por dónde van. Lo de la actitud del presidente en el Consejo Europeo es preocupante, pero mientras el viento sople en la popa la nave va.

4 Comments:

Blogger mangallous said...

Y hoy vuelve a la carga

EL PAÍS - Opinión - 23-06-2005


Ante la hondura de la crisis europea tras la última cumbre de Bruselas no era previsible que el debate de ayer en el Congreso pudiera arrojar mucha luz. Si no la hay en la capital comunitaria, en Berlín, París o Londres, menos aún en Madrid. Sin embargo, hubiese sido de agradecer algo más de calado por parte del presidente del Gobierno y del líder del principal partido de la oposición. Zapatero aseguró, dentro de su vocación optimista, que la UE no tiene marcha atrás y que saldrá del túnel; Rajoy, conforme a la línea bronca emprendida por el PP, afirmó con ironía que el presidente ni siquiera es culpable del fracaso porque su presencia fue irrelevante, y tronó diciendo que el peso de España está cayendo en picado. No mucho más se pudo sacar en claro del debate entre los dos principales políticos de la nación.

Hubo algunas excepciones, como la del portavoz de CiU, Duran Lleida, que hizo un acertado análisis quirúrgico de la cumbre al responsabilizar a Blair del fracaso por negarse a renunciar al cheque británico, pero criticó también a Zapatero por adoptar una estrategia equivocada al anunciar a bombo y platillo, antes de la reunión, que su objetivo era única y exclusivamente lograr un acuerdo ad hoc bueno para España, sin haber subrayado que lo que buscaba tenía ante todo que ser bueno para la UE. En eso fue un verdadero maestro Felipe González cuando persuadió a Kohl y Mitterrand, en los ochenta, de que aceptaran los fondos estructurales y de cohesión en beneficio de Europa antes que de los intereses de nuestro país.

Zapatero no puede sentirse completamente satisfecho de su actuación en el último Consejo Europeo. De las cumbres comunitarias se aprende, y de las crisis, lógicamente, mucho más. No es momento de hacer sangre ni de jalear los ácidos comentarios de Rajoy, que, por otro lado, no sugieren que el líder del PP lo hubiese podido hacer mejor. No es cuestión de "fumarse un puro", como su antecesor en la negociación de los Presupuestos en 1999 en Berlín, pero sí de plantear más astutamente una negociación y de tener información previa de lo que puede suceder a través de más contactos bilaterales.

No parece que tuviera pleno control de lo que estaba ocurriendo en las horas finales de la cumbre. Igualmente resulta muy optimista creer de antemano que la propuesta final de la presidencia luxemburguesa respecto a los fondos se vaya a mantener en la nueva negociación. Pero eso es agua pasada. La crisis europea es mucho más grave que los dineros que reciba España. En cualquier caso, bien está que el jefe del Gobierno se reúna el mes próximo con Blair, que a partir del 1 de julio será el presidente de la UE.

5:59 p. m.  
Blogger sindicator said...

Unha impresión persoal:
Cando os medios de comunicación (supostamente) afíns aos gobernos (supostamente)de esquerdas critican as medidas que eles toman, paréceme que o goberno o ten que estar facendo fatal para que nin os seus propios medios os apoien.
Cando aplauden outras medidas ou as defenden paréceme que non é porque o merezan, e penso que o medio está comprado.
Creo que estou empezando a sufrir paranoias.

7:36 p. m.  
Blogger mangallous said...

Yo creo que cada vez más hay que hacer la siguiente reflexión a pesar de que suponga el fin de la inocencia: "¿qué interés tiene este medio en defender esto? o ¿por qué este otro se empeña en defender a capa y espada esta majadería? o ¿y si resulta que este defiende A para luego recibir B? o ¿para qué coño se hizo Pedro Jota una piscina en suelo público? o ¿por qué ahora Anson le dora la píldora a Cebrián? o...

7:54 p. m.  
Blogger sindicator said...

Si, si, o malo é cando xa tes claro de que pé coxea cada quen,empezas a ler outros medios para contrastar, e te preocupas de ver de que pé coxean, e intentas limpar as súas tendencias para quedarte co que teña de verdade a noticia, e les outra vez os outros medios para contrastar outra vez, e... para saber que é o que tes que creer sobre o parte meteorolóxico tiveche que repasar a prensa nacional e parte do estranxeiro

8:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home