martes, mayo 24, 2005

Dos verdades enfrentadas



El ministro español de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y su colega británico, Jack Straw, entraron en el pasado "cónclave" presupuestario en una polémica bilateral a propósito de las aportaciones de cada país al presupuesto de la UE.

Según fuentes comunitarias, Straw reprochó a España su insistencia en incrementar los gastos comunitarios cuando "no ha aportado ni un solo penique" al presupuesto común desde su adhesión, en términos de saldo neto, que ha sido siempre favorable a España.

Moratinos le recordó a su homólogo británico que "casi el 40 ó el 50% de esos recursos que llegaron a los países que se benefician del Fondo de Cohesión luego retornan a los denominados 'países ricos', a través de lo que son inversiones, infraestructuras, etc.". Y además añadió que 300.000 ciudadanos británicos, residentes permanentes en España, se benefician cada día de sus servicios e infraestructuras.

"Por lo tanto", siguió Moratinos, "si se hace el balance final, todos hemos salido beneficiados".

Pues así es: ambos tienen parte de razón. Que nadie olvide que la actual Europa se constituye como un conjunto de intereses económicos a la que posteriormente, viendo el éxito en su desarrollo, se le añaden componentes políticos y sociales.

España no puede estar más que agradecida a la Unión Europea, dentro de la cual ha vivido indudablemente los mejores 19 años de su historia. Hemos recibido ingentes cantidades de dinero que, aunque en muchas ocasiones despilfarrado, no en pocas robado o apropiado, y en muchas otras utilizado como un gasto y no como una inversión, han servido para igualar nuestra renta a la media europea.

Pero que nadie se llame a engaño. Los países contribuyentes netos de la Unión Europea son los primeros interesados en que a su alrededor los países crezcan y se enriquezcan ya que no habrá mejores mercados para que los países ricos y tradicionalmente exportadores como son Alemania, Francia, Italia o Gran Bretaña puedan vender sus mercancías, bienes y servicios.

¿Tiene España que estar agradecida a Alemania? ¿Tiene que estar el parado agradecido al que gana 300.00 euros al año y hacienda le lleva el 45%?

Sí y no.

Al contrario de lo que muchos piensan, las relaciones comerciales y económicas transnacionales no suelen ser juegos de suma cero, sino todo lo contrario. Europa es la mejor muestra.


2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

No siempre te voy a criticar. ;-)

hoy te ha quedado muy bien. bravo!

10:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Oups, me he olvidado de firmar en el comentario anterior.

Ocell

10:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home