martes, febrero 01, 2005

La hora de la verdad

En los debates parlamentarios la hora de la verdad siempre llega en las segundas intervenciones cuando los primeros espadas ya no tienen delante los papeles que les han escrito sus colaboradores. Es el momento de la réplica donde se ven la calidad de oratoria de los parlamentarios, la capacidad de improvisación, la cintura política, los golpes de efecto, en definitiva, quién es quien.

Zapatero, que en la primera intervención estuvo bien, ha tenido una segunda intervencion muy decepcionante, muy lejos de la altura política que se le supone a un presidente del gobierno. En sentido inverso a la primera intervención, ha ido de menos a mas. El comienzo ha sido balbuceante, sin saber muy bien qué carta jugar, quéactitud mostrar:la de hombre de estado o la de "campeón del diálogo" como le ha llamado Rajoy.

Rajoy, por el contrario, ha estado bien: ha manejado con habilidad las claves dialecticas de la oratoria como la repetición (¿quién se cree Ud. señor Ibarretxe?), los silencios y sobre todo las preguntas retóricas. Ha estado firme y contundente, y como siempre ha utilizado su ironía gallega que, aun en el contexto de una puya al gobierno, ha hecho sonreir a los ocupantes del banco azul.

Mención aparte merece Rubalcaba, que ha estado brillante y como se ha encargado de recordar Rajoy, bastante mejor que su jefe de filas.

Un debate así nos hace echar de menos a oradores de la talla de Felipe González y nos hace pensar qué pudiese haber hecho el expresidente en un debate donde se discute algo tan importante como un desafío al estado de derecho.

Pero la primera lectura postdebate, es que el que sale más reforzado de esta confrontación parlamentaria es Mariano Rajoy.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Eres el Jomeini losantos de los bloggers

6:11 p. m.  
Blogger mangallous said...

Da la cara cobarde

10:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home