viernes, julio 22, 2005

Tribulaciones de un karateca



La Audiencia de Barcelona ha absuelto al profesor de artes marciales acusado de abusar sexualmente de cuatro de sus alumnas de entre 9 y 16 años en dos escuelas de Mataró (Barcelona) desde 2001 a 2003 por «la contradicciones» en las declaraciones de las menores y la falta de corroboración de sus versiones por otros testigos.

El caso vino precedido por la pretensión de la defensa de una de las niñas de que declarase sin la presencia del acusado: extremo que fue negado por el juez.

La cuestión suscitaba un interesante enfrentamiento entre dos bienes jurídicos a proteger: el derecho del acusado a estar presente cuando el acusador lleva a cabo su declaración y el derecho de una menor a no volver a pasar por el horrible trago de ver a su presunto violador.

Creo que el juez actuó bien: si alguien está acusado de algo tan grave como eran los cargos que se le imputaban al karateca creo que tiene el derecho a estar presente cuando su acusador declara.

Siempre he creido que es preferible que haya cien culpables fuera de prisión que un solo inocente dentro. Y esto solamente es posible con un buen sistema de garantías procesales.

Pero lo más interesante del caso es, como apunta hoy Arcadi Espada, que alguien con toga ha puesto por fin en su sitio a los psicólogos al sostener en la sentencia que "si la credibilidad de los testimonios en un proceso estuviera supeditada a la prueba psicológica, ello determinaría que la ponderación de una prueba testifical no sería una cuestión jurídica, sino psicológica (...) La prueba psicológica puede explicar la personalidad del testigo, pero no permite constatar si sus contenidos de conciencia coinciden o no con la realidad percibida antes de la práctica de dicha prueba. Consecuentemente, no es en general, idónea para acreditar la versión de lo declarado sobre hechos pasados".

Hay que seguir desenmascarando caraduras: el próximo día, los sociólogos. Y el próximo, los analistas bursátiles.

1 Comments:

Anonymous El Abuelo Cascarrabias said...

miedo me da cuando te metas con los políticos...

8:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home