jueves, julio 21, 2005

La dimisión dignifica



La consejera de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Rosario Arévalo, ha presentado su dimisión al presidente autonómico, José María Barreda, cinco días después de iniciarse el incendio que costó la vida a 11 personas y en medio de la polémica política por la gestión del mismo.

Bravo. No sé que grado de responsabilidad directa habrá tenido la consejera en lo acaecido, pero como última responsable, una vez detectados graves fallos en la gestión de la catástrofe, no le quedaba otro remedio que dimitir.

En la vida privada, todas las oportunidades del mundo. En la pública sólo una.

Su carta de renuncia da en el clavo: "Sinceramente pienso que todo el equipo de la Consejería ha trabajado sin descanso durante todas estas horas tan dramáticas, haciendo todo lo humanamente posible. Estoy orgullosa de ellos. No obstante las circunstancias me obligan a asumir la responsabilidad política de los acontecimientos."

La dimisión dignifica al político. Aferrarse al cargo mancilla el honor del mismo.

Deberían tomar buena nota los Trillo, Cascos o el mismo José Blanco.

2 Comments:

Blogger la patata de la libertad said...

Ajá. Touché. Cargo=responsabilidad.
En cualquier función que se desempeñe.
Y no lo olvidemos: hay vida más allá de los puestos en el poder.
De hecho, todo lo demás es vida.
Un saludo.

Esta semana estás que te sales.

10:56 p. m.  
Blogger mangallous said...

Tenía que suceder. En algo teníamos que estar de acuerdo.

La vida es poliédrica y hasta vista desde puntos de vista diferentes y distantes, muchas veces convergen.

un abrazo

11:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home