miércoles, julio 27, 2005

Catorce euros

J. pidió hablar conmigo. Vestía una vieja y sucia chaqueta de chandal con unos pantalones de vestir. Sus manos, grandes y con callosidades, con harina entre los dedos sudaban y estaban rígidas. Muchas manos para tan delgado cuerpo. Hablaba con la humildad de los pobres, de aquellos que tienen que pedir y no reclamar. Quería catorce euros.

J. trabaja en la panadería M. trece horas al día. Sin contrato. Me confesó que no aguantaba ese ritmo de trabajo pero no le quedaba otra remedio.

La mujer de J. tiene esquizofrenia paranoide y están arreglando los papeles para que le concedan una pensión no contributiva. Él también va a solicitarla aunque le piden que esté empadronado, y para ello debe presentar un contrato de trabajo que su patrón aún no le ha hecho. Quería catorce euros.

Una pensión es el hogar de J. Algunos días se lleva pan y otros restos que sobran en la panadería para comer en su habitación. Un día le regaló al portero del establecimiento un trozo de empanada que éste tiró al rato en la papelera sin saber que J. lo estaba viendo.

J. está desesperado y cree que la vida es muy dura. Tiene que serlo para no querer más que catorce euros. Aun tengo su carnet de identidad: ha insistido que lo guarde en prenda hasta que me devuelva el dinero.

Mientras, en la tele, hablaban del gol de Ronaldo.

1 Comments:

Anonymous Lontzo said...

La "bestia", que Gol !!!!!!!!!!!. Crespo fue el más listo, pero el
gol de Maxi Rodriguez, el mejor del mundial. Yo me los he visto más de 10
veces, y no me canso. Argentina
campeón!!!!!

10:27 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home