viernes, junio 10, 2005

Tres reflexiones



El Gran Forges


"...en los setenta el PIB británico era un 25% inferior al francés y ahora es un 10% superior e, incluso, la renta per cápita de Irlanda rebasa a la francesa. El ex comisario del Mercado Interior, Frits Folkenstein, se preguntaba en Financial Times: "¿Cómo se puede calificar de social un modelo económico que genera un 12% de desempleo en Alemania y un 10% en Francia?"

Carlos Mendo. Siempre nos quedará Londres.

"Hay nacionalistas de dos tipos, ultraconservadores y conservadores, pero jamás se han visto nacionalistas socialistas. Mejor dicho, cuando se vieron, daban pánico. Un socialista reconoce que aquello que tiene lugar en su sociedad es propio de su sociedad y no el "fruto de la injerencia extranjera", como decía Franco. En consecuencia, trata de ponerle remedio. En cambio, el nacionalista considera que esos problemas no son "suyos", sino de "los otros", y que bastaría con que los ecuatorianos, guineanos, murcianos, filipinos, magrebíes, andaluces y demás extraños rompieran a hablar en catalán para que de inmediato Cataluña fuera como Suiza o como Finlandia. A los inmigrantes no les integrará la explotación laboral y los bajos salarios, les integrará la lengua. Eso dicen creer los nacionalistas."

Félix de Azúa. Ambigua Cultura.

9 Comments:

Blogger sindicator said...

Xa me estou acostumando a que me digan como son, de tantas veces que se fan xuízos sobre o nacionalismo. Considérome nacionalista, e vexo que non encaixo no cliché que se me atribúe, non son de dereitas, nin intolerante, nin excluínte, nin baseo o que eu creo que é a miña "diferenza" no desprezo polos demáis, nin moitas das cousas que se me soen decir.
É evidente que alguén se confunde coa semántica. A real academia da unha definición de nacionalismo (1 - Apego de los naturales de una nación a ella y a cuanto le pertenece. 2 - Ideología que atribuye entidad propia y diferenciada a un territorio y a sus ciudadanos, y en la que se fundan aspiraciones políticas muy diversas.) que non me parece que inclúa os rasgos diferenciadores que supós nos fan distintos aos nacionalistas. Evidentemente, as palabras toman co tempo un significado social que non ten porque coincidir co académico, e, desde aí, se entende que cando dis "nacionalista" te refires a unha persoa que xunta o que di a RAE a unhas compoñentes intrínsecas de intolerancia, exclusión e ideoloxía dereitista; compoñentes que eu non considero que vaian necesariamente unidas a nada.
Moitos nacionalistas serán do xeito que sexan, pero outros moitos non o somos.
Apertas

4:36 p. m.  
Blogger mangallous said...

Todas las generalizaciones son injustas.

Y es evidente que no todos los nacionalistas son de derechas, aunque sí creo que la idea de progresismo casa mal con el nacionalismo.

De todos modos, tu reflexión me parece oportuna y acertada.

6:07 p. m.  
Anonymous El Gran Mimón said...

Y rizando el rizo y para ampliar la polémica: yo no me considero nacionalista y sí de izquierdas convencido. Sin embargo, me identifico más con muchas posturas cercanas a los nacionalismos periféricos (cuando éstos no sacan los pies de tiesto, que lo hacen como todo partido político) que a éstos que se definen de izqierdas y sacan conclusiones extraviadas del nacionalismo periférico. Ojito con todo esto, porque lo que dicen Arcadi, Azúa y toda esta gente no es estar en contra del nacionalismo, sino en contra del nacionalismo periférico y a favor del nacionalismo español, luego entonces nacionalismo aunque de otro color y contradictorio con lo que venden.

7:15 p. m.  
Blogger mangallous said...

Todo es criticable(1) pero tildar de nacionalistas españoles a Azúa y a Boadella para reprobar su actitud crítica con el nacionalismo catalán, aunque recurrente...no me parece sostenible.


Todo es criticable(2) pero es una constatación empírica que Cataluña atraviesa una crisis económica, social, política alarmante. Ya no es ni de lejos el referente de modernidad, de europeísmo, de vanguardia, de cosmopolitismo que fue.

9:10 p. m.  
Anonymous El Gran Mimón said...

Respuestas a Todo es criticable 1 y 2:
1) El manifiesto asegura que "es cada vez más escandalosa la pedagogía del odio que difunden los medios de comunicación del Gobierno catalán contra todo lo “español”" y Azúa dice en su columna: "Ese mismo día en una radio catalana oí decir a un emocionado vecino de Berga que los agresores eran españoles "porque la navaja no forma parte de la cultura catalana"". Esto, para mí, es un claro ejemplo de querer llegar a una conclusión con la idea formada de antemano. Darle el carácter de "lo que sea" a la opinión encendida de un vecino después de un crimen es, en términos coloquiales y siendo suave, exagerar un pelín. En términos políticos estrictos ni se valora. Otro párrafo que no tiene desperdicio: "Apresuradamente, el Primer Consejero, el independentista Josep Bargalló, lo desmentía con esta frase inolvidable: "No tiene ninguna base en la realidad, ya que la kale borroka ha sido un proceso de violencia social motivada por cuestiones de ideología política", en tanto que los sucesos de Berga "son delincuencia estricta" (La Vanguardia, 1 de junio). ¡Qué sutil! La kale borroka vasca forma parte de la "cultura vasca", los sucesos de Berga son "delincuencia". La violencia nacionalista es "cultura", la de la inmigración es crimen. Los nacionalistas no han leído a Brecht." En este parrafito, Azúa tergiversa lo que le da la gana y saca la referencia de Bretch para que la relación nacionalismo-nazismo sea tan descarada como poco original.
Algo muy común entre el nacionalismo españolista es hacer sinónimos dos conceptos totalmente dispares para confundir al personal: explicación y justificación. Explicar -o tratar de explicar- la kale borroka como algo diferente a la delincuencia común o incluso los enfrentamientos entre bandas, ya es para Azúa "justificar" una y menospreciar a la otra.
Como lo de diálogo y negociación: en seguida se trata de llamar negociación a lo que sólo se llamó diálogo (fíjense que sólo usa la palabra negociación ETA y el nacionalismo españolista, los demás hablan de diálogo porque cada palabra tiene su aquél).
Por si no quedó claro, digo que estos artículos de Azúa, o el blog de Arcadi son nacionalismo españolista sobre todo por esa asimilación de que todo nacionalismo periférico está conectado. El nacionalista gallego con el catalán y éste con el vasco, y por ende ve a los terroristas nacionalistas con cierta condescendencia porque defienden los mismos ideales. Eso es nacionalismo porque tiene un punto de mira clarísimo que es el nacionalismo periférico en toda su dimensión.

2) El que Cataluña pase por una crisis (que no entro a discutirlo porque no lo sé) se ha relacionado directamente desde muchos sitios (este blog incluido) con el nacionalismo catalán. El problema es que el nacionalismo catalán lleva muchos años gobernando y Cataluña siendo potencia, y nadie decía nada. Ahora que entra en crisis, y que por cierto ya no está el viejo nacionalista Pujol, echarle todas las culpas al nacionalismo imperante todos estos años resulta extraño. Por lo menos para mí. A mí no me gusta lo que está haciendo Carod ni Maragall. Admito que me decepcionan, pero no lo achaco a su nacionalismo sino a que son malos políticos y punto.

Epílogo: a Pujol se le ha llamado de todo desde el nacionalismo españolista: saqueador, pedigüeño, chantajista, etc... Aún hoy es el día que Felipe González afirma que tenía una concepción de Estado superior a muchos que se les llenaba la boca con la palabra España y Constitución y todo eso.

12:35 p. m.  
Blogger mangallous said...

Pujol sí tenía sentido de Estado, aunque no te engañes: creo una red clientelar en sus veinte años de presidente de la Generalitat que no envidia nada a la de los barones y caciques populares gallegos. Eso sí, lejos todavía de la que tiene montada el PNV en el País Vasco, más propia de la Edad Media que del siglo XXI. No solo la Administración Pública y sus decenas de miles de funcionarios, sino que a diferencia de lo que pasa en Galicia para entrar en la Kutxa o en la Caja Laboral o en la Cooperativa Mondragón hay que ir con el carnet entre los dientes. Ni siquiera en Galicia, donde impera la relación vasallo-señor,se había llegado tan lejos: la empresa privada (la publica ya se sobreentiende)plegada a los caudillos políticos.

Con respecto a la decadencia catalana: copio y pego el post que Ramón Sanguesa, profesor de la Universidad Politécnica de Barcelona, dejo en este blog hace tiempo y parte del correo que me envió a raíz del post "Barcelona pierde fuelle". Quizá si lo dice uno de allí pesa más que si lo dice uno de aquí.

"Que BCN y Catalunya pierden fuelle es un clamor que se intenta acallar desde todas sus instancias políticas ya hace tiempo. Si se observa la situación con indicadores de Sociedad del Conocimiento (graduados superiores, centros de investigación, patentes, niveles de matemáticas en educación, ... ) la situación es aún peor. Más chocante resulta todo en cuanto se compara con el "discurso oficial": BCN como ciudad con gran calidad de vida, moderna, proyectada al futuro, etc. Ante complejidad globalizadora está operando la manufactura del consenso a todo tren sobre los mitos que las clases dirigentes "de toda la vida" siguen manteniendo bajo mutaciones nacionalistas y modernizantes. Son mitos que condicionan la visión que esta sociedad "encantada de conocerse" tiene de sí misma. Los resultados de de esta visión... a la vista están (y perdón por la casi redundancia). Con todo, lo más preocupante es el efecto que esta forma de ver tiene en el diseño del futuro.Un par de comentarios complementarios los podéis encontrar aquí:http://casiseguro.blogspot.com/2005/03/ms-cambios-please.htmlhttp://casiseguro.blogspot.com/2005/05/catalunya-vista-de-wiki.html "

5:43 p. m.  
Anonymous El Gran Mimón said...

Pero las redes clientelares a las que te refieres son más por el hecho de anclarse en el poder durante décadas que de ser nacionalistas. ¿Qué hay de Andalucía, Extremadura y la misma Galicia? Y de las demás no sé mucho, pero tengo entendido que Castilla-León tres cuartos de lo mismo. Ese es un problema del sistema, no es patrimonio de los gobiernos nacionalistas.

De lo de que todos los males de Cataluña son por el nacionalismo, lo siento pero entro al trapo.

9:50 p. m.  
Blogger mangallous said...

En ningún momento he dicho que la base o el origen de dichas redes sea nacionalista. Digo que Puyol tiene todo el sentido de Estado (que yo también lo creo) que quieras, pero ha sido un cacique de cuidado y no tengo la impresión de que estadista y cacique sean terminos compatibles.

Hasta para elegir enemigos hay que acertar. Boadella le ha dado más palos a Puyol que toda la oposición en el Parlament en sus 16 años de gobern. Pero - ay - con las críticas a los cercanos. Ni los enemigos de toda la vida le han reprochado con la dureza y sobre todo, la vileza, con que ha sido tratado estos días.

Pero tiene la suerte de poder decir lo que le da la gana...porque si lo metio Franco en la carcel, o se enfrento al señor burgues de Cataluya por excelencia, no creo que el botarate de Carod o el cobarde de Maragall le tapen la boca.

Lo que supongo es que lo de ahora tiene que ser incluso más doloroso que todo lo anterior, porque como el mismo dice (y yo comparto): "Cuando te sientes traicionado por los tuyos, la reacción siempre es más fuerte, porque del adversario ya no esperabas nada"

10:41 p. m.  
Anonymous El Gran Mimón said...

No, no dices que sea el nacionalismo pero curiosamente sólo te refieres a dos.
Y tú te empeñas en hablar de Boadella y yo de Azúa y Espada. No es casual, amigo Mangallous. Nada es casual.

10:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home