martes, mayo 10, 2005

Barcelona pierde fuelle



"Una de las consecuencias más evidentes, y más silenciadas, de la política del nacionalcatalanismo habrá sido el fin de la bicapitalidad española. Paradójicamente, la bicapitalidad había sido uno de los objetivos fundamentales del catalanismo tradicional. Y, desde luego, no se ha acabado como preveían los más impenitentes optimistas del catalanismo, es decir, con un Madrid meramente administrativo y cortesano y una Barcelona erigida en la gran capital económica y cultural, es decir, política, una ciudad netamente hegemónica en su hinterland mediterráneo.

El sueño ha terminado de la manera más inesperada. Desde luego, con la erección de Madrid como una poderosa capital europea y atlántica. Pero, sobre todo, con el inesperado crecimiento de Valencia. El diario El País publica hoy que Cataluña ya ocupa el tercer lugar como destino de la inversión productiva extranjera. Valencia la ha sobrepasado. Los datos son del ministerio de Industria y no son anecdóticos; reflejan una tendencia estadísticamente perceptible desde hace tiempo. O sea que, por lo tanto, y si algún pancatalanista queda, ya puede hacer las maletas con los conceptos: la bicapitalidad que ahora se plantea es la de los llamados Països Catalans. Y habrá que ver por cuánto tiempo.

La presidenta de la Comunidad de Madrid tiene una frase para explicar el crecimiento de su jurisdicción: la solidaridad es un buen negocio. Por supuesto: lo sabemos, al menos, desde Darwin. En el caso catalán es una frase de manual: basta con examinar el mercado donde Cataluña vende (o vendía) sus productos. El reverso de la frase de Esperanza Aguirre es bien visible. El nacionalismo ha sido un mal negocio para Cataluña. Era demasiado grande, demasiado compleja y demasiado poderosa para permitirse el lujo de ser nacionalista. De ahí que esté empequeñeciéndose para hacerse viable. La evolución. "

Extraído del blog de Arcadi Espada

1 Comments:

Blogger Ramon said...

Que BCN y Catalunya pierden fuelle es un clamor que se intenta acallar desde todas sus instancias políticas ya hace tiempo.

Si se observa la situación con indicadores de Sociedad del Conocimiento (graduados superiores, centros de investigación, patentes, niveles de matemáticas en educación, ... ) la situación es aún peor.

Más chocante resulta todo en cuanto se compara con el "discurso oficial": BCN como ciudad con gran calidad de vida, moderna, proyectada al futuro, etc.

Ante complejidad globalizadora está operando la manufactura del consenso a todo tren sobre los mitos que las clases dirigentes "de toda la vida" siguen manteniendo bajo mutaciones nacionalistas y modernizantes.

Son mitos que condicionan la visión que esta sociedad "encantada de conocerse" tiene de sí misma. Los resultados de de esta visión... a la vista están (y perdón por la casi redundancia).

Con todo, lo más preocupante es el efecto que esta forma de ver tiene en el diseño del futuro.

Un par de comentarios complementarios los podéis encontrar aquí:

http://casiseguro.blogspot.com/2005/03/ms-cambios-please.html
http://casiseguro.blogspot.com/2005/05/catalunya-vista-de-wiki.html

11:24 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home