martes, marzo 29, 2005

El cruel paso del tiempo...



...que da y quita razones.

Hoy nos enteramos por el confidencial.com, que Zapatero ha dado "un toque de atención a las ministras para que espabilen, se den un baño de ‘imagen’ y los ciudadanos les pongan cara".

La portada del Vogue se hubiese quedado en un una estéril polémica si la labor de las ministras hubiese sido, no digo ya brillante, sino simplemente buena. Pero, como dijo en su momento Arcadi Espada, es posible que "nunca pasen de cuota".

Por si no se acuerdan la ministra de Educación es María Jesús San Segundo. Y Carmen Calvo la de cultura.

Yo tenía esperanzas de que un gobierno progresista le devolviese a la educación y la cultura parte del fuste que el gobierno Aznar le robó. Pero no es así.

Algunos pensamos que la educación y la cultura son la piedra angular del desarrollo democrático, político, social y económico de un país: así que mientras estos dos pilares de la modernidad sean tratados como hasta ahora, creo nunca pasaremos de jugar en segunda división.

2 Comments:

Anonymous TOM said...

Totalmente de acuerdo. Es cierto que el nombramiento de estas dos mujeres al frente de ambos ministerios debería haber aportado mucho más. Para mi, sus carteras ya tienen escrita fecha de caducidad.

10:28 a. m.  
Blogger mangallous said...

Dice hoy Arcadi Espada en su blog:

La carrera de la ministra de Cultura, Carmen Calvo, está urdiéndose con una estrategia muy similar a la de la actriz de variedades Carmen Sevilla. Incapaz de controlar sus bobadas pretende ahora vivir de ellas. No le está saliendo mal. Las intervenciones públicas de la ministra Calvo generan una rara expectación, y casi nunca defraudan. Evidentemente congrega sádicos, pero el sentimiento emergente es el de la frescura que exhibe. Ayer noche, por ejemplo, se abrió paso hasta la tribuna del Casino de Madrid, donde se celebraba el aniversario, el número 100 de Revista de Libros. Era un acto de una cierta solemnidad. Al fin y al cabo estaba la ministra. Se abrió paso, digo, con gran desenvoltura y sin dar señal de azoramiento fue ensartando logsadas al gran tronco común de su discurso, adonde siempre volvía. El tronco: los veinte años que estaba cumpliendo De Libros. Perdí la cuenta de las veces que lo dijo, machacado y, ¡oh, estúpido!, sufriendo por ella. Se trataba del número 100. 12 números al año. Y la mujer con los veinte años subiéndolos al cielo del casino, lugar de todas las miradas. Era Revista de Libros, la revista. Y la mujer, hablando de De Libros. No, no era la abreviatura que dan el trato y la confianza. ¿Qué trato? ¿Qué confianza? Hay otra revista. Se llama De Libros. Justo el 31. Pero no era su noche. No era su noche de ninguna manera. Precisamente la revista De Libros le puso un pleito hace años a Revista de Libros. Por usurpación de la marca. Que perdió. No fue agradable. Y ahí estaba esa mujer recordándolo, cual periquín, una, cien veces y mil. La ministra Calvo no tiene ninguna gracia. Hace mal su trabajo. Con desidia. Es cierto que su cargo es por completo inofensivo. Pero no su nómina.

6:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home